No Debería Estar Aquí

No Debería Estar Aquí

por Jake Mentzel | 1 de septiembre de 2015 | Out of Our Minds |

Quedé en verlo en una pequeña sección de mesas en el patio de comidas, estaba escondido detrás de una pared cubierta con una inscripción de tres metros de alto con las palabras de Shakespeare “Sé fiel a ti mismo”. Es un lugar agradable para encontrarse, tranquilo, fuera del camino, especialmente cuando sabes que la conversación probablemente sea tensa.

Había estado en nuestra iglesia varias veces y estaba molesto. ¿Por qué? Porque cada sermón era sobre el aborto, me dijo. Solo un problema. No podía recordar la última vez que se había mencionado el aborto en el púlpito.

Como pastor, aprendes rápidamente que, “¿Por qué cada sermón trata sobre x?” en general se traduce como “tengo una mala conciencia sobre x”. Y cuando era pastor universitario, aprendí rápidamente a reconocer los encuentros de “No voy a volver”. Estaba bastante seguro de que esta era mi única oportunidad real con él, así que decidí intentarlo.

“No recuerdo el último sermón sobre el aborto”, dije. “La única razón para que te sientas así es porque tienes una mala conciencia. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Conoces a alguien que haya matado a su bebé?”

No estaba seguro de qué esperar. Me preparé para una pelea o una retirada o algo así. Me fijé en sus ojos, esperando que revelaran cuál era el verdadero problema una vez que reaccionó. Estaba listo para abandonar todo el rumbo.

Pero en cambio él comenzó. Luego comenzó a llorar. Después me miró a los ojos y respondió mi pregunta. Directamente.

“Mi mamá”, dijo. “Mi mamá mató a su bebé. No debería estar vivo”.

No lo vi venir.

Durante la hora siguiente, me contó de cómo había tenido un hermano mayor que los médicos anticiparon que tendría graves problemas de desarrollo. Problemas tan graves, que sus padres pasarían el resto de su vida cuidando de él. Entonces optaron por tener un aborto. Ellos querían un bebé saludable. Ellos no pidieron esto. “Si no lo hubieran hecho. . . matar a mi hermano, yo no estaría vivo hoy”, me dijo. “No habrían podido hacerse cargo de otro niño”.

El hecho es que, este joven vivió toda su vida bajo la presión de ser el hijo de oro de sus padres, obteniendo las calificaciones, obteniendo el trabajo. ¿Y por qué?  Tenía que hacer de alguna manera que la muerte de su hermano fuera significativa. Para asegurarse de que el sacrificio valió la pena. Mientras tanto, su conciencia constantemente le decía que no. Todo estaba mal. Se sintió culpable por estar vivo, por haber nacido.

¡Qué carga tan increíblemente opresiva! Su vida, su propia existencia, había sido comprada con la sangre de su hermano. Cada aliento que tomaba era de culpa. Y cada mención del aborto rasgaba su corazón. No podía manejarlo.

“Lo peor de todo”, me dijo entre sollozos, “es que estoy realmente contento de estar vivo. Estoy feliz de estar aquí. Eso es por lo que más me odio a mí mismo. Lo repito una y otra vez en mi mente, y creo que no debería estar aquí. No debería haber nacido. Y desearía tener la fuerza para desear nunca haber nacido, pero no la tengo. Eso significa entonces que estoy contento de que lo hayan hecho. Me alegro de que hayan matado a mi hermano. Si pudiera retroceder en el tiempo, no creo que quisiera ir a cambiarlo”.

ACERCA DEL AUTOR

Jake Mentzel es el CEO de Warhorn Media y el pastor de discipulado de la Iglesia Clearnote. También enseña en el Colegio Pastoral en Clearnote.

About The Author

2

Jake is the CEO of Warhorn Media and the discipleship pastor of Clearnote Church. He also teaches at Clearnote Pastors College.

Register today!

Check it out!

Join our newsletter