La Nueva Reforma: Adoración En Armonia A Dos Voces (Parte 2)

La Nueva Reforma: Adoración En Armonia A Dos Voces (Parte 2)

Publicado por Tim Bayly | 19 de enero de 2018 | Out of Our Minds |

Ayer, escribí sobre la prioridad del sexo en relación con nuestra adoración. El apóstol Pablo dice muy poco sobre los detalles de la adoración, y ni el Nuevo Testamento dice mucho más. Adoración en la tierra, eso es. Los detalles que sí proporciona tienen que ver con el examinarnos a nosotros mismos antes de participar del cuerpo y la sangre de nuestro Señor en la Cena del Señor. Y el sexo.

El Nuevo Testamento es bastante específico sobre el sexo. Muy específico. De hecho, si alguien nacido en una cultura de anarquía sexual quisiera conocer las reglas de Dios sobre el sexo – sobre hombres y mujeres – en la adoración, y no hubieran visto una Biblia, estarían encantados de abrir y encontrar tales reglas específicas que delinean cómo cumplir el orden de creación de Dios del hombre y la mujer en la adoración cristiana.

Hay una razón por la cual los hombres que no han aprendido a distinguir entre sus preferencias y los mandatos bíblicos sacan a relucir alarde de la historia de la iglesia como su autoridad para condenar lo que otros hacen musicalmente o sacramentalmente, por ejemplo. Recuerdo a un viejo teólogo presbiteriano escocés comentando en su obra clásica sobre la Iglesia que lo primero que se debe notar sobre la doctrina bíblica de los sacramentos es que las Escrituras no dicen casi nada acerca de ellos. Indicó que el silencio era una declaración doctrinal muy importante y aprendí la lección y he tratado de ser juicioso acerca de los sacramentos desde entonces.

Acerca de la Cena del Señor y la adoración, por ejemplo, para que no se vuelva culpable de profanar el cuerpo y la sangre de nuestro Señor al comer y beber de una manera indigna, “examínese cada uno a sí mismo”.

Absoluta simplicidad.

Y sobre el sexo, las mujeres deben estar “en silencio”. El Nuevo Testamento es explícito sobre la deferencia femenina en la adoración. Es ordenada varias veces.

De nuevo, absoluta simplicidad.

Necesitamos comprometernos con el arduo trabajo de hacer primero las cosas bien. Y hacer primero las cosas bien siempre requiere la relegación de las segundas cosas a un estado subordinado. Sería perverso discutir sobre guitarras vs. órganos o pianos mientras se niega defender la mesa del Señor y permitir que las mujeres prediquen y administren los sacramentos.
Entonces, ¿Qué es lo que la gente discute sobre la adoración? Instrumentos. Ritmo. Volumen. Síncopa. Electricidad. Batería. Plexiglás. El lugar de las emociones. Repetición. Intinción. Túnicas. Tiempo.

Mira, cuando tuve hijos e hijas que se iban a la universidad, quería que fueran a St. John’s o Cambridge precisamente porque creo que el trívium es la base de la educación. Desde la infancia he estado escuchando música medieval y renacentista. Tengo muchos de ellos en iTunes. Tengo todas las obras de órgano de Bach allí también. Toneladas de Handel y Mozart. Purcell. Cientos y cientos de obras corales sagradas. Fumé una pipa en la escuela secundaria y usé corbatines en la universidad (que fue hace mucho tiempo). Me gusta el escocés y el borbón y he usado una toga de Ginebra para dirigir la adoración en el seminario. De hecho, tengo una toga de Ginebra hecha a medida en mi armario lista para ir a trabajar en cualquier momento, cortesía de mi querido amigo y compañero de iglesia, el P. Bill Mouser.

¿Necesito continuar?

Puedo cantar como tenor y bajo de partituras, y partituras de himnos, y muchos de ellos sin palabras, también. Ellos traen lágrimas a mis ojos. Nuestra iglesia tiene una escuela que se enfoca en la educación clásica. Algunos de mis nietos asisten a una escuela particular que sigue un programa de estudios clásico.

¿Necesito continuar?

Nuestra iglesia siempre ha celebrado la Cena del Señor cada dos semanas. Siempre hemos seguido la histórica liturgia Reformada en nuestra adoración. Confesamos nuestra fe repitiendo uno de los credos ecuménicos todas las semanas. Mis escritores favoritos del siglo XX siempre han sido católicos romanos.

¿Necesito continuar?

Si tengo tu atención y he acumulado un poco de credibilidad callejera en este punto, permíteme repetir que todas estas cosas son secundarias, y que lo primordial está siendo descuidado hoy en día en las iglesias presbiterianas y reformadas. Vuelve a poner a los hombres al liderazgo de adoración y déjalos liderar. Predica a la conciencia. Predique para la convicción de pecado. Defienda la mesa del Señor. Deje que un hombre se examine a sí mismo, por favor.

Deje de elegir iglesias y liderar la adoración y escribir publicaciones y libros que discuten sobre cosas que las Escrituras no ordenan.

Ya sabes, el principio regulador tiene tanto que ver con no hacer reglas que las Escrituras no requieren como con seguir las reglas que las Escrituras requieren. Medite en eso.

1. ↑ Los pastores y los ancianos solían saber que las mujeres no administran la Cena del Señor porque los ancianos que disciplinan la comunión son hombres, y administrar la comunión es parte de ejecutar esa disciplina. Pero más sobre eso más tarde.

ACERCA DEL AUTOR

Tim Bayly ha sido pastor principal de la Iglesia Clearnote, en Bloomington, Indiana desde 1996. Casado con Mary Lee, los Bayly tienen cinco hijos y veintitantos nietos. El libro de Tim sobre la paternidad se titula “Papá lo intentó” (“Daddy Tried”) y es coautor de un libro sobre homosexualidad titulado “La Gracia de la Vergüenza” (“The Grace of Shame”.)

About The Author

7

Tim Bayly has been senior pastor of Clearnote Church, Bloomington since 1996. Married to Mary Lee, the Baylys have five children and twenty-something grandchildren. Tim's book on fatherhood is titled "Daddy Tried" and he is co-author of a book on homosexuality titled "The Grace of Shame.’

Check it out!

Join our newsletter